Se puede usar una dieta blanda para tratar úlceras, acidez estomacal, náuseas, vómitos y gases. Es posible que también necesites comer alimentos blandos después de una cirugía de estómago o intestinal.

Una dieta blanda se compone de alimentos que son suaves, no muy picantes y bajos en fibra. Si estás siguiendo una dieta blanda, no debes comer alimentos picantes, fritos o crudos. Debes evitar el alcohol o las bebidas con cafeína.

Tu médico o enfermera te dirá cuándo puede comenzar a comer otros alimentos nuevamente. Todavía es importante comer alimentos saludables cuando vuelva a agregarlos. Tu médico también puede recomendarte un dietista o nutricionista para que te ayude a planificar una dieta saludable.

Tipos de dietas blandas

Actualmente se identifican 3 tipos de dietas blanda, y se caracterizan de acuerdo al objetivo, a continuación te decimos cuales son:

  • Dieta Blanda Astringente: se requiere hacer una dieta blanda astringente, cuando se tratan problemas digestivos, como la gastritis, las ulceras o la diarrea.
  • Dieta Blanda No Astringente: Si se tienen problemas al tragar alimentos, este tipo de dieta blanda no astringente, es cuando se realiza. Así como cuando hay problemas con la boca, la mandíbula, o problemas con los dientes.
  • Dieta Blanda para problemas con patologías gástricas: cuando se tienen padecimientos crónicos o severos se recurre hacer este tipo de dieta blanda, para combatir la enfermedad y mitigar sus molestias y dolores.

 

Alimentos permitidos en la dieta blanda

Alimentos permitidos en la dieta blanda

Aquí algunos alimentos que puede comer con una dieta blanda:

  • Leche y otros productos lácteos, solo bajo en grasa
  • Vegetales cocidos, enlatados o congelados
  • Jugos de frutas y verduras
  • Frutas cocidas o enlatadas con la piel y las semillas eliminadas, como compota de manzana o melocotones enlatados
  • Panes, galletas y pasta elaborados con harina blanca refinada.
  • Cereales calientes refinados, como harina de avena y crema de trigo
  • Carnes magras y tiernas, como aves de corral, pescado blanco y mariscos que se cocinan al vapor, al horno o a la parrilla sin grasa añadida
  • Cremosa mantequilla de maní
  • Budín y natillas
  • Huevos
  • Tofu
  • Sopa, especialmente caldo.
  • Té claro

¡Suscríbete al Boletín de Dieta Guía y recibe mi eBook: “25 Maneras de Quemar Calorías y Bajar de Peso” Gratis!

Además de LAS MEJORES DIETAS, consejos y tips, rutina de ejercicios y mucho más…

Alimentos que deben evitarse en la dieta blanda

Aquí hay algunos alimentos que NO debe comer cuando sigue una dieta blanda:

  • Productos lácteos grasos, como la crema batida o el helado alto en grasa
  • Quesos fuertes, como el blue o el roquefort.
  • Verduras crudas
  • Verduras que te hacen gaseoso, como el brócoli, el repollo, la coliflor, el pepino, los pimientos verdes y el maíz.
  • Bayas frescas y otras frutas frescas.
  • Fruta seca
  • Cereales integrales o de salvado
  • Panes, galletas o pasta integrales
  • Pepinillos, chucrut, y alimentos similares
  • Especias, como el pimiento picante y el ajo
  • Alimentos con mucha azúcar o miel.
  • Semillas y nueces
  • Carnes y pescados muy sazonados curados o ahumados.
  • Comida frita

También debe evitar los medicamentos que contengan aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin).

 

Recomendaciones para hace una buena dieta blanda

  • Coma comidas pequeñas y coma más a menudo durante el día.
  • Mastique su comida lentamente, y mastíquela bien.
  • Deje de fumar cigarrillos, si usted fuma.
  • No coma dentro de las 2 horas posteriores a la hora de acostarse.
  • Deje de comer alimentos que NO estén en la lista de “no” si no se siente bien después de comerlos.
  • Beba líquidos lentamente.

 

Menú ejemplo para hacer una dieta blanda

A pesar de las limitaciones de la dieta blanda, hay muchos alimentos que aún puedes disfrutar. Para cada uno de los siguientes sugerencias, intenta elegir versiones orgánicas sin azúcares agregados. Para cada comida, elije una bebida sin cafeína para beber, como el té de hierbas, el jugo de fruta suave, la leche baja en grasa o el agua.

Día 1

Desayuno

  • Huevos revueltos o escalfados sin grasa.
  • Sémola de maíz
  • Peras guisadas o enlatadas

Bocadillo

  • Fruta colada o compota de manzana
  • Bizcocho

Almuerzo

  • Sándwich con crema de mantequilla de maní o almendras con pan blanco
  • Queso cottage
  • Pudin de vainilla hecho con leche descremada o de arroz baja en grasa

Cena

  • Pollo al horno o a la parrilla
  • Arroz blanco al vapor o fideos hervidos
  • Guisantes cocidos o judías verdes
  • Arroz con leche hecho con leche descremada o baja en grasa.

Bocadillo

  • Queso cottage bajo en grasa
  • Galleta de flecha

Día 2

Desayuno

  • Crema de trigo, avena o cereal de arroz cocido (endulzado con una pequeña cantidad de miel o jarabe de arce)
  • Frutas enlatadas o guisadas

Bocadillo

  • Taza de yogur
  • Galletas saladas

Almuerzo

  • Pechuga de pollo a la parrilla
  • Puré de papas hechas con leche descremada o baja en grasa y sin mantequilla
  • Zanahorias al vapor o hervidas
  • Duraznos guisados ​​o coctel de frutas en conserva

Cena

  • Salmón a la parrilla
  • Arroz blanco o cuscús.
  • Espárragos al vapor
  • Pastel de ángel

Bocadillo

  • Gelatina
  • Galletas simples (no de grano entero)

Día 3

Desayuno

  • Cereal de arroz o copos de maíz con leche descremada o desnatada con bajo contenido de grasa
  • Fruta guisada

Bocadillo

  • Tortas de arroz con mantequilla cremosa de nueces

Almuerzo

  • Taza de sopa de pollo con fideos
  • Galletas simples (no de grano entero)
  • Queso cottage
  • Coba

Cena

  • Pescado blanco a la parrilla
  • Guisantes cocidos
  • Patata al horno con crema agria baja en grasa o sin grasa
  • Yogurt congelado

Bocadillo

  • Manzana al horno rociada con jarabe de arce

 

Haciendo un cambio de estilo de vida

Una dieta blanda puede ser temporal o una parte permanente de tu estilo de vida. Ya que hay muchas opciones a considerar, los menús no necesitan ser aburridos. La clave del éxito es mantenerlo simple y atenerse a los alimentos de fácil digestión. El resultado final valdrá la pena y te ayudará a vivir sin irritación e inflamación dolorosas.

Antes de comenzar cualquier dieta, debes de consultar con su médico para discutir si es adecuada para ti y asegurarse de que cumpla con tus necesidades médicas y nutricionales específicas.